Frases del pueblo

Varios - New Orleans 1918-29 - Where Jazz Was Born

miércoles, 16 de noviembre de 2016

¿Diremos fascismo?


Naturalmente que vamos a decirlo, abundando en la idea que llevamos meses (si no años) sosteniendo, y ayudados en esta ocasión por Antonio Lucas.

Fragmentos de Por no decir fascismo

[...] En este momento lo primero que se mercantiliza es la emoción. Del miedo al amor, todo está en los escaparates. El populismo es la expresión comercial de una política sin márgenes definidos donde cabe cualquier cosa. Lo más parecido a una olla podrida pero en radioactivo. Trump es populista. Podemos es populismo. El anuncio de la lotería de Navidad, también. Y la supremacía de raza. Y la patria furiosa. Y si repusieran Verano azul ya sería la hostia.

Lo del populismo es un rodeo perverso para no decir fascismo o comunismo de koljós. O mediocridad. O saldo ideológico. O traspiés de la historia. O quincalla ratonera. Pero sobre todo esconde una nidada de obviedades donde se acopla muy bien el estado carencial de la ignorancia. Donde hay populismo hay déficit. No me refiero a tema de pasta, sino a la tentación de hacer de la histeria y la sandez un cisne. [...]

Después de lo de Trump el populismo se ha extendido en todas direcciones como concepto. Pero la categoría que le asesta este burrazo aún nos resulta inédita. Y eso es lo peligroso: el alcance de su gotera mental, de su disparate. Lo suyo no es exactamente populismo, sino el nuevo business de un tipo con modales de charlatán convencido de que el negocio cuanto más salvaje más prospera. Su realidad esconde anuncios de temores muy ambiciosos. Su idea de orden es nuestra idea de humillación, de desprotección. Su idea de política es nuestra sospecha de murallas. Su idea de equilibrio social es nuestra certeza de un baratillo de almas corrompibles con un abracadabra de patriotismo subnormal. Lo dicho: Trump es la violenta idea de felicidad que algunos no han encontrado ya ni en las tiendas. Una felicidad que alcanza el orgasmo en el "que os jodan", por decirlo en español.

El populismo difumina los colores y dispensa en muchos la necesidad casi agónica de encontrar un apoyo a su rencor, una base colectiva al ajuste de cuentas. [...]
ANTONIO LUCAS
El Mundo, 16/11/2016

2 comentarios:

carlos perrotti dijo...

El último párrafo para mí da en la tecla: el populismo es la suma de los odios y deseos de venganza desperdigados (en todos los sectores de la sociedad) que se aúnan para dar forma a un relato pseudo revolucionario que aquí afortunadamente se va diluyendo...

Juan Nadie dijo...

Y este párrafo:

"Lo del populismo es un rodeo perverso para no decir fascismo o comunismo de koljós. O mediocridad. O saldo ideológico. O traspiés de la historia. O quincalla ratonera. Pero sobre todo esconde una nidada de obviedades donde se acopla muy bien el estado carencial de la ignorancia. Donde hay populismo hay déficit. No me refiero a tema de pasta, sino a la tentación de hacer de la histeria y la sandez un cisne."

Entradas populares