Frases del pueblo

Long Journey Home - Original Soundtrack

viernes, 28 de marzo de 2008

En Italia, si eres gordo, no vas a la cárcel

Tony El Gordo
Y si ya estás en ella, te echan a patadas.

Un tribunal de Palermo acaba de aceptar la solicitud de Salvatore Ferranti, de 36 años, presunto integrante de un clan de la Cosa Nostra siciliana, de pasar de la cárcel, donde se encontraba desde Agosto de 2007 pendiente de juicio, al arrestro domiciliario. La justicia italiana, por lo visto, dispone que las personas acusadas de asociación mafiosa esperen el juicio en la trena, dada la gravedad del delito.

Sin embargo en este caso se ha hecho una excepción y el tribunal ha aceptado la solicitud.

Prácticamente lo han echado a empujones. Los funcionarios de prisiones (ha estado en cuatro) estaban hartos y no sabían que hacer con él. El tipo pesa 210 kilos y tenía que ser auxiliado día y noche por lo guardianes para atender a sus necesidades diarias. No sabían dónde ponerlo y ni siquiera cabía por las puertas, que había que ensanchar. De modo que a casita, majo, que te cuide la Mafia.

Anda que no se lo monta bien el Don.

Y digo yo: ¿no habrá hecho a quien corresponda una oferta que no ha podido rechazar?

¿Quitamos ya los semáforos?

Quizá hayais leido esta noticia que habla de las últimas investigaciones, españolas por cierto, en materia de circulación viaria, con una interesante propuesta de comunicación interactiva entre vehículos, señales de tráfico y otros elementos relacionados.

Estaba yo en ello y me estaba gustando la idea hasta que llegué a una frase que me tiene el ojo hinchado aún.

"La idea es que en el futuro se pueda adecuar nuestra velocidad para que cuando lleguemos a los cruces, los semáforos siempre estén en verde", comentó el profesor Bernardos.
Aunque en principio suena bien, pensemos un poco y nos daremos cuenta de que eso es imposible, a no ser que estuviésemos solos en la carretera.
Y si pensamos un poco más... para que coño necesitamos semáforos si van a estar siempre verdes?

Me da que a alguno de esos maravillosos seres que llamamos investigadores se le va la olla un pelín, o yo no he entendido nada.

martes, 25 de marzo de 2008

¡Odio la sopa!

Porquerías
Puagg!, que diría Mafalda.

No es cierto, me encanta la sopa, sobre todo si es de verduras.

Lo que odio es tener que leer noticias como la siguiente:

Charles Moore, oceanógrafo estadounidense creador de la Fundación de Investigación Marina Algalita, descubrió una gran mancha de basura en el Pacífico, una gigantesca "sopa de plástico", como la llamó, que desde la costa de California, y debido a las corrientes marinas, rodea Hawai y se extiende hasta Japón. La mancha de basura tiene un tamaño dos veces el territorio de los Estados Unidos, y crece a pasos agigantados. En una entrevista con la agencia EFE dijo que "nadie puede limpiarla y la mancha sigue aumentado".
"En el área que nosotros estudiamos encontramos ahora tres veces más partículas que hace diez años", dijo el científico, que descubrió casualmente la mancha en 1997 durante un crucero entre Los Ángeles y Hawai.
Esta gigantesca superficie de basura, está formada por pequeñas partículas de plástico, unas cien millones de toneladas de desperdicios, según los cálculos de Moore.
El principal problema es que "no se puede limpiar porque hay demasiada distancia entre sus partes" y el área total es inmensa. "Hemos encontrado partículas de plástico incluso a 10 y 30 metros bajo la superficie".
En este enorme basurero flotan todo tipo de objetos "como cepillos de dientes, envases de champú, plumas estilográficas". Sin embargo, la mayoría del plástico que acaba en el mar se quiebra en pequeños pedazos por efecto del sol y se mezcla con el agua y el plancton.
Los efectos de esta mezcla son devastadores para el hábitat marino. "Toda la cadena alimenticia se ve afectada", señaló Moore. Los trozos de plástico más grandes "pueden parecer además cualquier tipo de comida, como calamar o huevas de pescado". "Hay animales como el albatros o la tortuga marina que están comiendo mucho plástico", lamentó Moore. "Hemos encontrado plástico incluso en el estómago de ballenas y delfines", dijo.
Para el científico se trata "de un problema que tiene que ver con la globalización de los productos" porque "todo está empaquetado en plástico y faltan infraestructuras para poder reciclar estos materiales", que son muy poco reciclables. Tampoco está limitado sólo al Océano Pacífico , ya que hay vertederos similares, aunque más pequeños, en casi todos los mares del mundo.

Definitivamente somos unos pésimos cocineros. Acabaremos ahogándonos en nuestra propia sopa, después de acabar con todo bicho viviente.

Ahora sí que voy a decir con Mafalda: Puagg!

lunes, 24 de marzo de 2008

¿Qué sería de los bares sin servilletas?


Se tiende en general a pensar que en las tabernas solo se habla de fútbol o política.
Algunos además hablan del tiempo.
Pero no es cierto. Si veis la foto os daréis cuenta que se puede hablar de todo, incluidas las matemáticas como en este caso, en el que se ha “rescatado” un apunte a vuela pluma hecho en una servilleta para explicar la famosa (?) regla de Sarrus, que resuelve determinantes de grado 3.
Preguntad si no a Alberto y Juan Nadie de qué estamos hablando, que ellos mejor que yo os lo van a explicar.

Es que no hay sitio malo para aprender algo nuevo.
Nonius

domingo, 23 de marzo de 2008

Te he dicho que no hagas el oso

Osos polares
En Macedonia un tribunal ha condenado a un oso que durante más de un año estuvo complicándole la vida a un apicultor y robándole la miel de las colmenas.

El criminal no llegó a sentarse en el banquillo de los acusados, y ha sido declarado en busca y captura. Que no le pase nada. Eso sí, de momento será la Administración la que tendrá que pagar.

Y yo me pregunto, si encuentran al oso, ¿cómo harán para que restituya lo robado?

En fin, el mundo cada vez se está poniendo más surrealista. Ay, si Yogui levantara la cabeza. Por no hablar del macedonio Alejandro Magno.

sábado, 22 de marzo de 2008

Nos tienen calados

Homer Simpson
Los psicólogos, neurólogos y demás seres dedicados al estudio de la mente humana, una de dos: o se aburren mucho o intentan tomarnos el pelo.

Resulta que el doctor David Amodio, neurólogo de la Universidad de Nueva York, y sus colaboradores, han descubierto recientemente que existen llamativas diferencias neurológicas entre individuos que se definen a sí mismos como conservadores o progresistas.

Parece que han detectado, echando mano de 43 voluntarios, una mayor actividad neuronal en la corteza cingular anterior en personas que se ubican a la izquierda en el espectro político.


- Vale, perdóneme Don Amodio, pero uno siempre ha intentado formarse un criterio propio sobre éste y otros asuntos.

- Usted se calla, que tiene toda la pinta de poseer una estructura neuronal bastante pocha, de modo que usted es de derechas, señor mío; si lo sabré yo.
Y usted ¿qué mira? ¿No está todo el tiempo tratando de innovar, aunque sea para nada? Pues es usted más izquierdista que la Revolución de Octubre.

- Pero si yo...

- Nada, nada, limítense a ir tirando que ya nos encargamos nosotros de decirles cómo piensan.


Y en este plan.

sábado, 15 de marzo de 2008

Trocito de historia

En www.portalhistoria.com podemos encontrar la recreación de un glorioso episodio histórico del tercio de cántabros o montañeses en la defensa de Buenos Aires.

>>Nombre del grupo recreador: Asociación Civil de Recreación Histórica Argentina (Tercio de Cántabros Montañeses de Buenos Aires)

>>Época a representar: Defensa de Buenos Aires (1807)

>>Fecha de creación e historia breve de su nacimiento: Septiembre 2006, a 200 años del nacimiento de la unidad recreada. Nuestras asociación agrupa a una serie de personas dedicadas a revivir, mediante un trabajo de investigación histórico, una unidad de milicia de ciudadanos Montañeses o Cántabros de 1806-07, mediante recreaciones históricas procurando reflejar de la manera más fiel los eventos de 1806-7, " Las Invasiones Inglesas", cuando Buenos Ayres fue reconquistada y luego defendida de intentos de ocupación británicos.

>>Portavoz del grupo o Presidente: Sr. Rubén Rocchiccioli.

>>Teléfonos de contacto: 54 11 4 741 6533 - cantabros1807@gmail.com

>>Numero de miembros: 18 Miembros.

>>Pagina Web: www.granaderos.com.ar

Un modo de comprometerse con el medio ambiente

Google ha sacado un nuevo buscador para ayudar a repoblar el amazonas y los bosques de todo el mundo. Se llama www.ecoogler.com , funciona igual que el buscador www.google.com y cada vez que lo usemos se donará 1 hoja (muchas hojas hacen un árbol).

viernes, 14 de marzo de 2008

Amar_al / Dylan : Expo Zaragoza 2008

En mayo del 63 Dylan saca su segundo album "The Freewheeling' Bob Dylan". En él se encuentran sus más celebradas canciones de protesta.
Y entre ellas está una canción titulada "A Hard Rain's A-Gonna Fall", en la que nos alerta sobre la lluvia atómica. Tenía entonces 22 añitos el pollo.
Podemos recordarla un momento aquí.



La Expo Zaragoza eligió a Dylan y esta canción como portavoces del problema actual del agua en el mundo. Y Dylan, ni que decir tiene, ha recreado ese tema para la ocasión.



Pero además parece ser que el propio autor es quien ha elegido al grupo que debía hacer la versión en castellano. Ese grupo es Amaral, que fueron teloneros en algún concierto suyo.
Quienes me conocen saben que no suelo dar buenas notas a los grupos modernos, así en general. Pero en esta ocasión la versión me gusta y mucho. Creo que lo han hecho muy bien.
Escuchad el tema y luego me comentáis que os parece. Poned atención a la variación armónica respecto del original, justo antes del estribillo.



Un aplauso, por favor.

viernes, 7 de marzo de 2008

Isaías Carrasco


jueves, 6 de marzo de 2008

Quesos

Quesos




Los benedictinos fundan un convento en Cuba gracias a que a Fidel Castro le encantan sus quesos.





Hmmm... eeeh... Esteee... Lo siento, me he quedado sin palabras.

domingo, 2 de marzo de 2008

Permítanme que no les tutee

Alguna vez alguien me ha preguntado por qué en los blogs escribo siempre "de usted".
Nada más sencillo de explicar: primero porque no conozco a quien lee dichos blogs (espero que no sean sólo familiares y amigos) y luego porque me deprimiría mucho que acabasen siendo blogs para "coleguillas".
A uno, a quien le gusta entrar en los bares y/o tabernas, jamás se le ocurriría llamar al camarero o camarera con esa maravillosa y estúpida frase: "¡Oye, niño (o niña), sírveme un Rioja!". Es que a lo mejor el "niño/a" tiene sesenta años. Pero aunque tenga dieciseis.
Pues como esto, todo.

En fin, lo diré con palabras de Arturo Pérez Reverte, que lo explica infinitamente mejor que yo, y con el que -estoy convencido- podría calzarme unas cañas bien a gusto y filosofar sobre esto o aquello sin problemas, y no sólo porque seamos de la misma generación y los dos tengamos canas en la barba.


"Hay un director de negocios del sector Movistar de Telefónica –evitaremos el nombre, para no ensañarnos con la criatura– que me escribe de vez en cuando y a quien no conozco de nada. Quiero decir que nunca hemos ido juntos al colegio, ni frecuentado los mismos restaurantes con amigos comunes, ni trabajado en el mismo periódico, ni en la tele. Tampoco creo que nos hayan presentado nunca. Es posible, eso sí, que compartamos aficiones; que le gusten los libros viejos, y las películas de John Ford, y el mar, y las señoras a las que uno puede llamar señoras sin necesidad de estar conteniéndose la risa. Es posible todo eso;
e incluso que, en el fondo, él y yo seamos dos almas gemelas, que en la barra del bar de Lola o en cualquier sitio parecido pudiéramos calzarnos unas cañas filosofando sobre esto o sobre lo otro. Pero eso no lo sabremos nunca. Por otra parte, ni siquiera sus cartas son personales. Si lo fueran, si las palabras que me dirige y firma tratasen de asuntos particulares entre él y yo, lo que estoy escribiendo tendría menos justificación.... Pero no es así. Sus cartas son formales, profesionales. De empresa que presta sus servicios al cliente que los usa y disfruta. Para entendernos: yo pago y él cobra. Y sin embargo, fíjense, va ese gachó y me tutea: «Estimado cliente. Nos complace comunicarte...».
Dirán algunos de ustedes que qué más da. Que los tiempos cambian. Pero me van a permitir que no esté de acuerdo. Los tiempos cambian, por supuesto; y a menudo más para bien que para mal. Pero una cosa es una cosa, y otra cosa es otra cosa. A lo mejor lo que pasa es que algunos directores de negocios de Telefónica, sus asesores y sus publicitarios, relacionan eso del teléfono móvil y toda la panoplia con gente joven en plan colegui, o sea, mensaje y llamada desde el cole con buen rollito, subidón y demás, a qué hora quedamos para el botellón, tía, etcétera. Pero resulta que no. Que el teléfono móvil no sólo lo utiliza la hija quinceañera del director de negocios de marras, sino también dignas amas de casa, abuelitos venerables, académicos de la Historia, comandantes de submarino, patriarcas gitanos y novelistas de cincuenta y seis años con canas en la barba. Algunos, tan antiguos de maneras que tratamos escrupulosamente de usted a la gente mayor, y a los desconocidos, y a los taxistas y a los camareros y a los dependientes –empleados de Telefónica incluidos–, como a cualquiera que por su trabajo nos preste un servicio, aunque se trate de gente jovencísima. Hablar de usted a la gente en general supone respeto, convivencia, educación y delicadeza. Por eso el tuteo rebaja y molesta a muchos destinatarios, entre los que, es evidente, me cuento. Cosa distinta es recurrir al tuteo –"Permitidme tutearos, imbéciles", por ejemplo– de forma deliberada, buscando la ofensa. Eso de insultar ya es cosa de cada cual, y cada cual tiene sus métodos. Pero dudo que insultarme sea intención del director de negocios de Telefónica que me envía las putas cartas...

Recuerdo también a una ministra nacional pidiendo a los periodistas que la tutearan. «Amo a deharno de protocolo», dijo la prójima; ignorando que en Francia, por ejemplo, a un periodista que no llama "monsieur le ministre" a un ministro pueden echarlo de la sala de prensa a patadas en el culo. Pero que una ministra española olvide la dignidad de su cargo –que no es suyo, sino de la nación a la que representa– no significa que esto sea una peña de compadres. Aunque a veces lo parezca en los tiempos que corren, no todos guardamos puercos juntos, allá en nuestra tierna infancia. Cosa que, ojo, digo parafraseando a los clásicos. Me apresuro a puntualizar eso antes de que la oenegé "Porqueros y Porqueras sin Fronteras" –apuesto lo que quieran a que también hay una– me llene de cartas airadas el buzón. O sea, que me limito a citar. Que conste. Y aún matizo más: dicho sea con todo respeto, añado, para los que guardan puercos.

Alcachofas


Alcachofas.

Parece lo último con que a nadie se le ocurriría hacer arte.

Pero parece que a alguien sí que se le ocurrió. Y bastante antes de que se empezara a considerar "arte conceptual" a las bolsas de basura en descomposición presentadas por alguien con el suficiente prestigio.

Se trata de la Portada del Obispo de la Catedral de Zamora. Ya hace cerca de 850 años. Y el efecto es inmejorable (la imagen ampliada le hace más justicia).


Pentagrama poético

Dice El País lo siguiente:
Patricio Anabalón, autor de más de 30 versiones de poemas de Vicente Huidobro, considera que Pentagrama poético “rememora la tradición de los antiguos aedos griegos, que se hacían acompañar de música para dar a conocer su poesía”.

Estamos hablando de una página web chilena que recopila la poesía de este país, a la vez que las diferentes musicalizaciones que han tenido esos poemas.

Muy interesante y muy bien estructurada, si bien es cierto que algunas músicas están hechas a calzador y a veces sólo se salvan por las tablas del cantante como es el caso de Miguel Ríos con el tema "Oda a la tristeza" de Neruda.

De todos modos un diez para esta página en la que vamos a encontrar toda la poesía chilena y las diferentes versiones musicales que se han hecho, así como información sobre los poetas y cantantes.

Un buen trabajo.

sábado, 1 de marzo de 2008

Justin King

A ver quién es capaz de hacer esto. ¡Qué barbaridad!


Este tipo se merece barra libre en la taberna de por vida.

Entradas populares