Frases del pueblo

Blue Highway - Original Traditional (2016)

martes, 4 de septiembre de 2018

El arrabal del tango/ 31 - Arrabal amargo

Otro tango que iba faltando incomprensiblemente en esta serie. No importa, lo arreglaremos enseguida.

Arrabal amargo fue compuesto de Alfredo Le Pera (letra) y Carlos Gardel (música) para la película Tango bar, dirigida por John Reinhardt en 1935 y producida por la Paramount en sus estudios de Long Island (Nueva York). Gardel encarna en la película a un porteño (Ricardo Fuentes) que se ve obligado a emigrar a Europa debido a la adversidad en el juego, que lo tiene agarrado. Allí conoce a Laura Montalbán (Rosita Moreno), que resulta ser una jugadora profesional vinculada a un fullero (Enrique de Rosas). Fuentes, gracias a un inversionista, consigue abrir en Europa un tango bar y se convierte en la máxima atracción del local. En la película de Reinhardt se le puede ver sobre un escenario decorado al estilo expresionista, que recuerda a las películas del cine mudo alemán.

Gardel registró la canción el 19 de marzo de 1935, con la orquesta de Terig Tucci. Unos meses después, Osvaldo Fresedo grabó una nueva versión con el cantante Roberto Ray.


Arrabal amargo, metido en mi vida,
como la condena de una maldición...!
Tus sombras torturan mis horas sin sueño,
tu noche se encierra en mi corazón...
Con ella a mi lado no vi tus tristezas,
tu barro y miseria... ¡Ella era mi luz!
Y ahora, vencido, arrastro mi alma,
clavado a tus calles igual que a una cruz.

¡Rinconcito arrabalero,
con el toldo de estrellas
de tu patio que quiero...!
Todo, todo se ilumina,
cuando ella vuelve a verme;
y mis viejas madreselvas
están en flor para quererte...
Como una nube que pasa,
mis ensueños se van,..
¡Se van, no vuelven más!

No digas a nadie que ya no me quieres.
Si a mí me preguntan, diré que vendrás.
Y así, cuando vuelvas, mi alma, te juro,
los ojos extraños no se asombrarán.
Verás como todo te esperaba ansioso:
mi blanca casita y el viejo rosal,
Y cómo de nuevo alivia sus penas,
vestido de fiesta, mi viejo arrabal...

Secuencia de la película Tango bar (John Reinhardt), 1935 - Carlos Gardel canta Arrabal amargo


Arrabal amargo - Osvaldo Fresedo y Roberto Ray

domingo, 2 de septiembre de 2018

El arrabal del tango/ 30 - Mi Buenos Aires querido

Estaba faltando clamorosamente este tango en la serie, pero nunca es tarde, de modo que aquí estamos.

Mi Buenos Aires querido fue compuesto por Alfredo Le Pera (letra) y Carlos Gardel (música) expresamente para la película Cuesta abajo, dirigida por Louis Gasnier en los estudios de Long Island (Nueva York) de la Paramount Pictures. La película se estrenó en Buenos Aires el 5 de septiembre de 1934 en el cine Monumental. En ella, además de Gardel, aparece la orquesta de Alberto Catellanos. Para el disco, sin embargo, Gardel estuvo acompañado por la orquesta de Terig Tucci.
De 1934 es también la grabación de Francisco Canaro y su orquesta típica con la voz de Carlos Galán.

El poeta argentino Juan Gelman escribió un tango homónimo en 1962, musicalizado por Juan Carlos Tata Cedrón, que también escucharemos aquí en la voz de Juan Carlos Baglietto.

Fragmento de la película Cuesta abajo (Louis Gasnier), 1934

Mi Buenos Aires querido - Francisco Canaro, con la voz de Carlos Galán, 1934

Mi Buenos Aires querido
cuando yo te vuelva a ver,
no habrá más penas ni olvido.

El farolito de la calle en que nací
fue centinela de mis promesas de amor;
bajo su quieta lucecita yo la vi
a mi pebeta, luminosa como un sol.
Hoy, que la suerte quiere que te vuelva a ver,
ciudad porteña de mi único querer,
y oigo la queja de un bandoneón,
dentro del pecho pide rienda el corazón.

Mi Buenos Aires,
tierra querida,
donde mi vida 
terminaré.
Bajo tu amparo
no hay desengaños,
vuelan los años,
se olvida el dolor...
En caravana
los recuerdos pasan,
con una estela
dulce de emoción.
Quiero que sepas
que al evocarte,
se van las penas
del corazón.

La ventanita de mi calle de arrabal.,
donde sonríe una muchachita en flor,
quiero de nuevo yo volver a contemplar
aquellos ojos que acarician al mirar.
En la cortada más maleva una canción
dice su ruego de coraje y de pasión,
una promesa y un suspirar
borró una lágrima de pena aquel cantar.

Mi Buenos Aires querido,
cuando yo te vuelva a ver,
no habrá más penas ni olvido.

Mi Buenos Aires querido (Juan Gelman), 1962 - Juan Carlos Baglietto

jueves, 16 de agosto de 2018

Aretha Franklin in memoriam


Aretha Franklin, esa chica que no salía desde 1980 de los Estados Unidos (ni falta que le hacía) porque tenía pánico a los aviones, acaba de fallecer a los 76 años. Descanse la reina indiscutible del soul.

Respect (Otis Redding) - Aretha Franklin, 1967

I say a little prayer (Burt Bacharach - Hal David- Aretha Franklin, 1968

Think (Ted White(versión original) - Aretha Franklin, 1968. 
Hay otra versión aquí.

Respect - Aretha Franklin y Otis Redding

El arrabal del tango/ 29 - Malevaje

Malevaje es seguramente uno de los mejores tango-canción que se han escrito. Claro, es que lo escribieron Enrique Santos Discépolo (letra) y Juan de Dios Filiberto (música), casi nadie.
Se estrenó en el teatro Astral, formando parte de un número de la revista Fiesta de Tango, en la voz de Azucena Maizani.
Se dice, se comenta (pero los dioses tangueros son más sabios) que cuando se acercaba el día del estreno la música no estaba terminada. En un momento determinado (la fecha se les venía encima), Discépolo y Maizani decidieron ir a casa de Filiberto, en el barrio de La Boca, para presionarlo y que terminara de una buena vez la música. Tuvieron que esperarlo dos horas, porque había salido, pero al final apareció con la partitura debajo del brazo.
Maizani lo cantó allí mismo, en la calle Magallanes, entre la emoción de los vecinos, que pidieron un bis.
Sin embargo, Malevaje había sido grabado por Azucena Maizani, con el acompañamieto de Enrique Delfino en el piano y Manuel Prada en la guitarra, diez día antes, el 11 de Septiembre de 1928, de modo que la anécdota no debe de ser muy cierta.

Por supuesto el tango fue grabado por todo tipo de cantantes y orquestas:
Francisco Canaro y su orquesta típica, con la voz de Charlo, lo registró el 26 de septiembre de 1929; Ignacio Corsini, con las guitarras de Pagés, Pesoa y Maciel, el 24 de octubre de 1928 y el 8 de marzo de 1929; la orquesta de Francisco Lomuto, con Charlo, el 28 de septiembre de 1928; Rafael Canaro y su orquesta típica, con el cantor Carlos Dante, lo grabaron en España en 1929; Cátulo Castillo y su orquesta típica, con la voz de Roberto Maila, el 23 de enero de 1929; Carlos Gardel, con los guitarristas Barbieri y Aguilar, el 1 de marzo de 1929.
Aparece de manera instrumental, interpretado por la orquesta de Filiberto, en la película Tango!, el primer largometraje sonoro de Argentina, dirigido por Luis José Moglia y estrenado en 1933.

Azucena Maizani, con Enrique Delfino en el piano y Manuel Prada en la guitarra - 1928

Francisco Canaro y su orquesta típica con Charlo - 1928

Ignacio Corsini, con los guitarristas Armando Pagés, Rosendo Pesoa y Enrique Maciel - 1928


Carlos Gardel con las guitarras de Barbieri y Aguilar - 1929

Fragmento de Tango!, primera película sonora argentina, realizada por Luis José Moglia en 1933



¡Decí, por Dios, qué me has dao
que estoy tan cambiao,
no sé más quien soy...!
El malevaje1
extrañao,me mira sin comprender.
Me ve perdiendo el cartel
de guapo2, que ayer
brillaba en la acción.
¡No ves que estoy embretao3,
vencido y maniao4
en tu corazón...!

Te vi pasar, tangueando altanera,
con un compás tan hondo y sensual
que no fue más que verte y perder
la fe, el coraje y el ansia 'e guapear5...
No me has dejao ni el pucho6 en la oreja
de aquel pasao malevo y feroz.
¡Ya no me falta, pa' completar,
más que ir a misa e hincarme a rezar...!

Ayer, de miedo a matar,
en vez de pelear
me puse a correr...
Me vi a la sombra o finao7...
Pensé en no verte y temblé...
¡Si yo, que nunca aflojé,
de noche angustiao
me encierro a llorar...!
¡Decí, por Dios, qué me has dao
que estoy tan cambiao,
no sé más quien soy...!

1 Malevaje: conjunto de malevos. Malevo: hombre valentón y pendenciero.
2 Guapo: compadrito, perdonadivas, pendenciero.
3 Embretar: poner en dificultades o apuros.
4 Maniao: chiflao.
5 Guapear: compadrear.
6 Pucho: Colilla de cigarrillo.
7 Finao: Muerto.

sábado, 19 de mayo de 2018

El arrabal del tango/ 28 - Haragán

Tango satírico que pone de vuelta y media a los "flojos" (como dirían en Andalucía), Haragán fue compuesto por Manuel Romero y Luis Bayón Herrera (letra) y Enrique Pedro Delfino (música).
Lo estrenó Sofía Bozán el 23 de agosto de 1928, en una obra titulada La hora de la sátira, aunque nunca lo grabó. La primera grabación la realizó a los ocho días Francisco Canaro y su Orquesta Típica, con la voz de Charlo, aunque éste sólo cantó el estribillo. El primer registro con letra completa fue el de Ignacio Corsini, con las guitarras de Pagés, Pesoa y Maciel. También, cómo no, la grabó Carlos Gardel, con las guitarras de Ricardo, Barbieri y Aguilar.

Hoy vamos a traer aquí las versiones de Gardel, Azucena Maizani, Francisco Canaro y Silvia Gaudin, todas magníficas. Disfrútenlas.


Carlos Gardel

Azucena Maizani con Enrique Delfino al piano y Manuel Parada a la guitarra

Francisco Canaro y Charlo

Silvia Gaudin

Haragán

¡La pucha que sos reo1
y enemigo de yugarla2!
La esquema3 se te frunce
si tenés que laburarla2.
Del orre4 batallón
vos sos el capitán,
¿vos creés que naciste
pa' ser un Sultán?
Te gusta meditarla
panza arriba en la catrera5
y oír las campanadas
del reló de Balvanera.6
¡Salí de tu letargo,
ganate tu pan!
Si no, yo te largo,
sos muy haragán...

Haragán,
si encontrás al inventor del laburo2 lo fajás7...
Haragán,
si seguís en ese tren, yo te amuro8, cachafaz9
Grandulón,
prototipo de atorrante10, robusto gran bacán11.
Despertá,
si dormido estás pedazo de haragán...

El día del casorio
dijo el tipo 'e la sotana:
- El coso12debe siempre
mantener a su fulana...
Y vos, que interpretás
las cosas al revés,
que yo te mantenga
es lo que querés...
¡Al campo a cachar giles13,
que el amor no da pa' tanto!
A ver si te entreveras14,
porque yo ya no lo aguanto...
Si en tren de cararrota15
pensás continuar
"Primero de Mayo"
te van a llamar...

1 Reo: individuo ocioso y amigo de la juerga.
2 Yugarla, Laburarla: trabajar; Laburo: trabajo.
3  Esquema: espalda.
4  Orre: vesre de reo.
5  Catrera: cama.
6 En referencia al campanario de la iglesia del barrio de Balvanera de Buenos Aires.
7 Fajar: dar una paliza.
8 Te amuro: te abandono.
9  Cachafaz: desfachado.
10  Atorrante: vago.
11  Bacán: proxeneta; individuo que aparenta una posición elevada que no tiene.
12  Coso: individuo.
13  Cachar giles: engañar a tontos.
14  Entreverarse: mezclar desordenadamente personas, animales o cosas.
15  Cararrota: caradura.

jueves, 2 de noviembre de 2017

In Memoriam Daniel Viglietti, el penúltimo cantautor


Chau, flaco

La lista de amigos perdidos empieza a ser tan extensa como insoportable, de modo que hace un tiempo decidí no escribir más obituarios de gentes queridas. No solo porque hacerlo no me produce ninguna liberación, sino también porque cuando llega el final, por cercano y previsible que se anuncie, necesito un tiempo para nosotros. Para él y para mí. Pero los muertos son noticia y como a tales se les mira con ojos urgentes.

Vamos, vamos... antes de que se enfríe.

1972. Montevideo. Allí nos conocimos. Tú estabas en la cárcel, yo lo supe y desde el escenario del Teatro Solís me puse a cantarte con la esperanza de que mi voz llegase a tu calabozo: “Yo no soy de por aquí/ Es otro pago mi pago...”.

Conocía la canción. Era una habitual de mis serenatas nocturnas a la luna y quise dedicársela al colega, entre la desaprobación escandalizada de parte del público local —entre el que estaba Nati Mistral— porque ya se sabe que los artistas no han de meterse en asuntos de política.

Ese fue el banderín de enganche de nuestra amistad.

Y también Anike y Trilce.

“Tan chiquí-, tan chiquita que es la Tierra/ si la mi-, si la miran desde el Sol./ Tan chiquí-, tan chiquita que es la infancia,/ cuando vi-, cuando vino se escapó.”

Recién habías salido a la calle

¿Te acuerdas de aquellas elecciones que devolvieron a Perón a la Casa Rosada que seguimos hasta el amanecer chupando y mateando. ¿Dónde fue...? ¿En Buenos Aires o en Montevideo, en aquella casa cercana a la embajada americana...?

Fue apenas días antes de que tuvieses que salir al exilio:

“Bordaberry, métete el Uruguay en el culo”, rezaba una pancarta que algunos valientes colgaron en la amura de babor del ferri a Buenos Aires, con evidente riesgo de su integridad.

“El último, que apague la luz...” decía otra, y cada día era más duro y cada noche más oscura en aquel Montevideo que iba a tardar hasta 1980 para que un plebiscito que el pueblo le ganó a eso que llamaron la junta cívico-militar devolviera al exilio y las cárceles empezaran a abrirse.

Pero pasaron 12 años de exilio.

Primero Argentina y luego Paris. —¿Era rue General Leclerc...? Doce años en aquella ciudad de luces menguadas para los que madrugan y trasnochan en la banlieu, caminando a donde les lleven sus zapatos.

De vez en cuando tus idas y venidas a España, donde me hablabas del Penal de Libertad y de Aníbal Sampayo pudriéndose entre sus muros.

Y México. Siempre México acogiendo a los perseguidos con su chingada generosidad.

Y Cuba y los compañeros y el mundo que a pesar de todo existe y acompaña.

Y al fin 1984. El año de los regresos y la vuelta a Montevideo y la casa cerquita del Parque Rodó.

“Oiga, Benedetti, soy músico y me gustan mucho sus poemas.

—Tenemos que hacer algo con esta casualidad”, te contestó.

Fue entonces cuando te pusiste la gorra para siempre y te dejaste crecer los dientes.

A las 5 quedamos en tu hotel. Vale. Y aparecías con tus aviesas intenciones y un magnetofón. “Han llegado los dos. Viglietti y Tímpano”.

—Pero no puedes venir solo. Por una vez solo y olvidarte una puta vez el magnetofón en casa”.

Y te soltabas una la risa franca que te achicaba los ojos y agitabas la cabeza como un ratón pícaro.

Y luego llego Párpado, que era como Tímpano pero con imágenes, y si te hubiese dado tiempo la vida habrías seguido con Péndulo o Sándalo para acabar con Báculo.

Empezaste desalambrando —y así has seguido toda la vida, sencillo y generoso amigo— y acabaste con Trabajo de hormiga.

Suena a círculo cerrado.

Morirse es grave, efectivamente, pero a fin de cuentas somos los vivos los que cargamos con lo que ha ocurrido. Nos hemos quedado más solos —ahora recuerdo a Lourdes, tu compañera, aquellos días de México— y a partir de ahora nos toca bregar con tu ausencia.

Chau, flaco.
JOAN MANUEL SERRAT
El País, 02/11/2017


Milonga de andar lejos - Daniel Viglietti

Daniel Viglietti con Joan Manuel Serrat en Montevideo

lunes, 30 de octubre de 2017

Engañar a los bobos o La importancia de manejar las redes sociales.


Separatistas: 'big data'

El discurso político ya no pertenece a los poderosos y a sus clérigos sino a todos los individuos, pero los zettabytes -datos masivos con los que se pueden almacenar cerebros para lavarlos- están en poder los nuevos lobos del saber de la tecnología informática. Pueden ser utilizados por la Astronomía, la Medicina, en los servicios secretos o en las campañas electorales de los fanáticos del populismo o del nacionalismo xenófobo. Las redes sociales dan libertad de expresión a tontos, psicópatas, cobardes, agitadores, predicadores con argumentario, espías rusos, savonarolas de los cambios sociales y a sectas de agitadores y demagogos que pueden hundir un país como está ocurriendo en Cataluña.

Con spams, victimismo y mentiras han estado interactuando y han dado un gran recital de agitación y demagogia digital, desinformación y posverdad. Además han utilizado trampas y tretas como se hizo en la campaña Trump, que no hablaba a ciudadanos sino a perfiles del big data -macrodatos e inteligencia de datos- , esa nueva dictadura de la información manipulada contra la democracia representativa. Además han dado puñaladas de pícaro: los galopines pegaban rebanadas o picotazos para armar alboroto y huir de la Santa Hermandad. Han mentido sobre el pasado, sobre el presente y sobre el futuro. Han roto la democracia, de momento, sin terror, con santurronas proclamas de no violencia. Han intentado convencer al mundo de que Franco ha resucitado. Con su república de plató han provocado la huida de las empresas y han hundido su crédito hasta la basura.

Como piensa Cioran las ideas debieran ser neutras pero los fanáticos las animan, proyectan en ellas sus demencias, transformándolas en creencias, y pasan de la lógica al fanatismo para configurar una farsa.

Ahora se ha descubierto que las redes sociales y su explosión de insultos contra Puigdemont, cuando iba a tirar la toalla, influyeron en su decisión de rectificar. "La diferencia entre Tarradellas y Puigdemont -dijo Madina en el Festival de la Ñ de Antonio Lucas, príncipe de los poetas- es que Tarradellas no tenía tuiter". Y me dice Manuel Vicent que el Gobierno es analógico y el Govern digital. Por eso ganaron la guerra de la propaganda. La imagen de una vieja arrastrada por la policía al ir a votar ha dado la vuelta al mundo. A pesar del uso de zetabytes para engañar a los bobos, las grades democracias no han picado. Pero la guerra de las imágenes continua. A ver si el Gobierno se da un garbeo por Silicon Valley.
RAÚL DEL POZO
El Mundo, 30/10/2017

Entradas populares