Frases del pueblo

Varios - New Orleans 1918-29 - Where Jazz Was Born

miércoles, 3 de febrero de 2016

Enhorabuena, Arcadi: ladran, luego cabalgas

Uno de los más brillantes y libres comentaristas de la realidad sociopolítica española, Arcadi Espada -un lujo para este país-, está siendo objeto últimamente del sectarismo más vergonzoso por parte de... los de siempre, que, mientras que ayer lo ensalzaban, ahora tratan de humillarlo. Sin el menor resultado, naturalmente. Se retratan ellos mismos.


Una izquierda que sigue anclada en el sectarismo político

EL VIRUS de la intransigencia recorre la espina dorsal de la política española, justo en un momento en el que nuestro país debiera haber alcanzado el grado de madurez exigible en una democracia que acumula ya casi cuatro décadas. Así, determinadas fuerzas políticas continúan acreditando su perseverancia a la hora de reverdecer las afrentas personales que se presumían desterradas. El último ejemplo de esta degradación lo ha ofrecido el Ayuntamiento de Nerva (Huelva). Con el apoyo del PSOE y de IU y la abstención del PP, el consistorio de esta localidad retiró recientemente al columnista de EL MUNDO, Arcadi Espada, la distinción que le concedió en 2010 por su trabajo y por su vinculación con este municipio, del que era oriundo su padre, Arcadio Espada Pérez. El motivo de esta vejación no se debe a ninguna causa objetiva. En realidad, responde al sectarismo de una parte de la izquierda, incapaz de entender que la tolerancia y el pluralismo son valores intrínsecos e insoslayables en una democracia. 

Lo paradójico, por no decir lo esperpéntico, es que el mismo alcalde socialista, Domingo Domínguez, que en 2010 galardonó a Espada por su "impecable labor" -así la consideraba entonces-, ahora le repudia por no ser de su gusto algunas de sus últimas columnas. Especialmente, la publicada en este periódico en noviembre pasado, en la que el periodista catalán abordaba la política con relación a la violencia de género. En el Pleno del 28 de enero, los concejales de Nerva se expresaron con palabras indignas de unos representantes públicos. En un discurso plagado de descalificaciones, el portavoz socialista en el Ayuntamiento de Nerva, Isidoro Durán, calificó al columnista de "fundamentalista" y le acusó de "desprecio y superioridad moral respecto a los que opinan de forma diferente a él", justo de lo que el propio portavoz socialista hacía gala con sus deplorables palabras. La portavoz de IU, Isabel Lancha, no se quedó atrás en los exabruptos y sentenció que Espada es un "impresentable misógino". Las direcciones del PSOE y de IU deberían tomar nota de estos epítetos y reprobar a sus ediles. 

Arcadi Espada es un reputado columnista y una de las plumas más brillantes del periodismo español. Jalonado por una trayectoria consagrada al periodismo y la docencia, los galardones que atesora dan fe de su nivel intelectual y también de su independencia profesional. Espada es libre de defender las ideas que considere oportunas. Lo que resulta inadmisible es el escarnio al que ha sido sometido por algunos dirigentes que, bajo la apariencia de la corrección política, esconden su escastillamiento en actitudes que exceden el fanatismo y la intransigencia. Parte de la izquierda española, cuya aportación a la reconciliación nacional fue clave durante la Transición, sigue anclada en un sectarismo que abochorna y que aún hoy representa uno de los principales baldones de la democracia española.
Editorial del diario EL MUNDO, 3-02-2016

10 comentarios:

carlos perrotti dijo...

Le conocía.

http://www.librosdelasteroide.com/-diario-de-un-cagon-por-arcadi

Imperdible artículo, no? Y con lo que implica Firmenich en Argentina. El mismo que hoy asesora en las sombras a Podemos. Ojo.

Arcadi Espada, un periodista brillante hoy jaqueado por la intolerancia y la cerrazón. Otro más.

Juan Nadie dijo...

Extraordinario artículo de Arcadi Espada que no conocía, gracias por traerle.

Periodista y escritor (y docente) brillante y libre, a quien el sectarismo de cierta autodenominada e ignara "izquierda" (fascistas, en realidad) quiere acallar. Imposible, claro.

carlos perrotti dijo...

Ese artículo fue leído aquí en la Feria del Libro. De ahí que lo conocí y lo busqué para guardarlo...

marian dijo...

"Los crímenes de pareja forman parte de una obstinada violencia privada cuyas raíces son casi insondables." ¿Raíces casi insondables? Insondable resulta ser, que con lo brillante que dicen es, no sea capaz de analizar el porqué siguen ocurriendo esos asesinatos, aquí, en Oslo o en Tombuctú.
Claro, es muy feo que la llamen violencia de género, sería más correcto denominarla "la mató porque era suya" o "a su sí no había un no" o algo por el estilo.
¿Obstinada violencia privada? Se le fue la olla por completo. Es un problema social, no privado, que tiene sus raíces en razones culturales y a nivel mundial. Los manifestantes contra la violencia de género no pretenden hacer causa política (habrá excepciones como en todo) sino causa social, es él el que lo politiza interesadamente.
Luego trae las churras y las merinas, relaciona la violencia de género con el suicidio, resaltando que en España no hay atención sexualmente específica al motivo de que haya más hombres suicidas que mujeres. Pero, ¿qué tendrá que ver un asunto con el otro? Lo único que tienen en común es que son dramas, pero un suicida decide cuándo quiere morir, sin embargo, en lo otro, un asesino decide cuándo debe morir otra persona, y eso, una persona de bien debería gastar sus energías y su labia en combatir esos asesinatos y no en la instrumentalización de estos crímenes, que es él quien lo hace.
Escribe él: "que hacen las mujeres de izquierdas solo tiene como objetivo identificarlos con las prácticas o al menos con la ideología de los hombres de derechas" Le ciega el odio, otra vez hace una valoración errónea, porque en este tema no hay distinción entre las mujeres de derechas y de izquierdas. Y maltratadores hay también de izquierdas y de derechas, así que... se le ve el plumero.

marian dijo...

Como comentarista libre (también) que soy, pienso igual sobre esa calificación de "fundamentalista y el desprecio y superioridad moral respecto a los que opinan de forma diferente a él"
Arcadi, está afectado igualmente del "VIRUS de la intransigencia que recorre la espina dorsal de la política española"
Además, es tan sectario como los sectarios que critica. Cuando uno da a diestro y siniestro aún puede tener más credibilidad, pero cuando se da siempre a diestro o siempre a siniestro, la credibilidad queda en entredicho. Tanto de un lado como de otro, pero hoy el protagonista es él.
Pretender justificar que los crímenes de pareja forman parte de una obstinada violencia privada, como si fuera algo lógico y normal e inevitable, es repugnante. Eso no es tolerancia ni pluralismo.

Juan Nadie dijo...

Lo siento, pero no puedo estar de cuerdo contigo en absoluto.

"Los crímenes de pareja forman parte de una obstinada violencia privada cuyas raíces son casi insondables". Es que es así. Efectivamente, un problema social ancestral, y no solamente de género.

"Pretender justificar que los crímenes de pareja forman parte de una obstinada violencia privada, como si fuera algo lógico y normal e inevitable, es repugnante". No, no es repugnante, es lo que es, lo que hay y lo que siempre ha habido, sólo que Espada tiene la valentía de decirlo. Políticamente correcto no es, desde luego, y hace bien, a ver si empezamos a dejar de agarrárnosla con papel de fumar.

Dicho esto, no tiene un pase eso que han dado en llamar (quienes se la agarran con papel de fumar) "violencia de género", naturalmente.

Por cierto, no he leído ese artículo de Espada, pero por las ampollas que ha levantado en cierta gente tiene que estar muy bien. Me refiero, por supuesto, a la gente que no entiende una frase si en ella no hay alguna consigna identificable y políticamente correcta (Gñeee...)

marian dijo...

Es violencia de género, no se específica de qué género.
La violencia de ALGUNOS hombres sobre las mujeres, no es un problema insoldable, de hecho hay muchos estudios sobre el tema. Cómo se puede cambiar esa realidad es lo complicado porque tiene raíces culturales muy arraigadas. Pero sin víctima no hay verdugo, así que las mujeres también tienen que ponerse las pilas.

Yo no veo esa valentía, en este tema, que dices tiene Arcadi, valentía, para mí, fue la de Jesús Neira.
Cuando un vecino de al lado esté pegando a su mujer, cuando mate a su mujer (que para eso es suya) o a su exmujer, ni caso, esa obstinada violencia privada no es problema nuestro. El peso que nos ha quitado Arcadi de encima, nos quedamos más tranquilos, gracias Arcadi.

Levantar ampollas es lo más fácil del mundo, no hay que ser un lumbreras para hacerlo. Creo que Arcadi le ha cogido el gusto a ser el centro de atención. Y lo dicho, está infectado del VIRUS de la intransigencia que recorre la espina dorsal de la política española. Y su sectarismo, insisto, es repugnante.
Y el dar alas a esos energúmenos también es repugnante.

Juan Nadie dijo...

Pues siento de veras decirlo así, pero estás confundiendo "churras" con "merinas".

Levantar ampollas claro que es fácil, más con cierta gente que tiene la piel muy fina depende para qué.

¿Arcadi, sectario? ¿Y qué diremos de los demás?

marian dijo...

Bueno, pero dime, por favor, en qué estoy confundiendo las churras con las merinas (por si tengo que corregirme:)

Sigo sin ver la valentía de Arcadi en este tema.
Ya el título de su artículo es capcioso.
Trivializar sobre las mujeres maltratadas y asesinadas es bochornoso, y con el fin de atacar a quienes quiere atacar, que es a lo que va. Es él el primero que instrumentaliza a su conveniencia el asunto y tiene la osadía de acusar (a los de siempre) de eso mismo.
Yo me pregunto por la piel tan fina que tienen algunos hombres cuando se habla de la violencia machista (que existe), cuando la realidad es que la inmensa mayoría de los hombres no son como esos energúmenos.

A tu pregunta: igualmente de sectarios que Arcadi.

Juan Nadie dijo...

No tienes por qué corregirte en absoluto. Sólo que creo que lo hemos entendido desde puntos de vista diferentes.
Creo que Arcadi habla desde un punto de vista más intemporal, ¿más histórico quizás?, y no trivializa para nada el problema de las mujeres maltratadas, según mi opinión. Es que desde que dejamos la tribu y nos dió por fundar familias independientes la liamos. Ahí empezaron los problemas, y no precisamente de género o génera, sino en general, o en teniente coronel, yo qué sé.

Entradas populares