Frases del pueblo

The Jerry Douglas Band - What If (2017)

sábado, 22 de febrero de 2014

El arrabal del tango/ 16 - Malena

    Malena es un nombre de tango, tituló Gerardo Herrero en 1995 su película basada en la novela homónima de Almudena Grandes. Sí, Malena es un nombre de tango, porque Malena es quizá uno de los tangos más perfectos que se hayan escrito nunca.
    Compuesto por Homero Manzi (letra) y Lucio Demare (música) en 1941, no se conoce a ciencia cierta la verdadera identidad de esta Malena. Hay muchas hipótesis, pero la más plausible parece ser la que se refiere a la cantante María Elena Tortolero, nacida en la provincia de Santa Fe, aunque de ascendencia española. María Elena había cantado con el sexteto de Vardaro-Pugliese sin mayor pena ni gloria, pero una vez disuelto el grupo se fue a cantar a Brasil, actuando desde entonces con el seudónimo de Malena Toledo. Homero Manzi la encontró cantando en un cafetín de Porto Alegre y, poeta como era, creyó ver en Malena una musa trágica, alguien que se había visto obligada a salir de su patria y cantar lejos de ella. Manzi escribió el poema y se lo pasó al pianista Lucio Demare, quien -después de haberlo olvidado en un bolsillo de su saco durante un tiempo- lo retomó y compuso la melodía en quince minutos en la confitería El Guindado. Él mismo la estrenó con su orquesta en la boîte Novelty. Para redondear la historia, cuentan (aunque seguramente es leyenda) que Malena Toledo tenía este tango en su repertorio sin sospechar que se llamaba así por ella, y que cuando se enteró quedó tan impresionada que dejó de cantar para siempre.
    La primera grabación de Malena fue la de Aníbal Troilo. Luego la grabó Lucio Demare y su orquesta típica con la voz de Juan Carlos Miranda en 1942. Más tarde la ha grabado "todo el mundo", con más o menos fortuna. Y uno se pregunta, ¿qué hubiese sido de Malena si hubiese vivido Gardel para poder grabarla?.
    Hoy vamos a traer aquí cuatro versiones, todas excelentes: la inaugural de Troilo, la de Roberto Goyeneche acompañado por Néstor Marconi, la extraordinaria de Hernán Oliva (que Gatopardo nos recordó hace unos dias en su blog off-beat persistente), y la muy serratiana de Joan Manuel Serrat.

Aníbal Troilo

Roberto Goyeneche y Néstor Marconi

Hernán Oliva


Joan Manuel Serrat


Malena canta el tango como ninguna
y en cada verso pone su corazón.
A yuyo1 de suburbio su voz perfuma.
Malena tiene pena de bandoneón.
Tal vez allá, en la infancia, su voz de alondra
tomó ese tono oscuro de callejón;
o acaso aquel romance que sólo nombra
cuando se pone triste con el alcohol...
Malena canta el tango con voz de sombra;
Malena tiene pena de bandoneón.

Tu canción
tiene el frío del último encuentro.
Tu canción
se hace amarga en la sal del recuerdo.
Yo no sé
si tu voz es la flor de una pena;
sólo sé
que al rumor de tus tangos, Malena,
te siento más buena,
más buena que yo.

Tus ojos son oscuros como el olvido;
tus labios, apretados como el rencor;
tus manos, dos palomas que sienten frío;
tus venas tienen sangre de bandoneón...
Tus tangos son criaturas abandonadas
que cruzan sobre el barro del callejón
cuando todas las puertas están cerradas
y ladran los fantasmas de la canción.
Malena canta el tango con voz quebrada;
Malena tiene pena de bandoneón.

1 Yuyo: Marihuana. Yerbajo, hierba inútil.

28 comentarios:

carlos perrotti dijo...

Ni una palabra de más. Maravillo homenaje a María Elena Tortorelo. El trabajo de El Polaco y Marconi inmortalizado en un disco es uno de los hitos de la cultura popular rioplatense. ¿Qué decir del Nano de nuestro corazón? Que estuvo con nosotros en las buenas e incluso más en las malas. Malena debiera viajar en el disco que lleva la Voyager surcando el espacio. Pero en la NASA ni sabían de su existencia.

carlos perrotti dijo...

Ah!, me olvidé: Almudena Grandes entre las grandes...

Juan Nadie dijo...

La verdad es que es un maravilloso tango.
Roberto "Polaco" Goyeneche es un tanguista muy personal, Hernán Oliva un monstruo del violín y del Nano, que conocéis bien por allá, qué decir, es mi debilidad.

Gatopardo dijo...

¿Y qué digo yo ahora? Mejor leo y escucho.

Juan Nadie dijo...

Ante todo, gracias por presentarnos a Hernán Oliva, un violinista genial.
El post, efectivamente está hecho para leer y escuchar, no es necesario decir nada.

marian dijo...

Me gustan todas, especialmente la de Aníbal Troilo, pero la Hernán Oliva no es de este mundo:)

Juan Nadie dijo...

Todas son magníficas.

marian dijo...

Cierto, pero la Hernán Oliva... bufff.

jose dijo...

Lo siento mucho, pero Serrat, no, no y no!!!
En este caso joroba (Iba a decir jode, pero no lo diré...) totalmente la canción.
Un cero.

jose dijo...

Goyeneche tampoco, lo siento!

marian dijo...

La de Serrat hay que tomarla como un guiño, Jose, como cuando se lo hace a la copla, por ejemplo. Se puede permitir esas licencias, o por lo menos, yo se las permito.

jose dijo...

Yo no.

marian dijo...

:)

jose dijo...

Sin embargo, Anibal SI

Y 'Venuti-Grappelli' Oliva grandísimo!!
Claro que es jazz lo que hace y no canta, pero muy grande.

Juan Nadie dijo...

Para gustos, Jose. A tí lo que no te gusta, o no acabas de entender, es el tango en general.

jose dijo...

No creas, a mi me gusta el tango igual que toda musica bien hecha, bien hecha repito por si no 'me se' entiende.
Y me da lo mismo si Serrat es muy famoso. Ni idea de cantar un tango, o al menos este no.

marian dijo...

Se te entiende perfectamente, Jose. Como tango tango, yo también me quedo con la de Anibal y la de Hernán Oliva. Las otras son peculiares, pero tienen su encanto, aunque entiendo que no se lo encuentres.

Juan Nadie dijo...

No sé si han dado cuenta de que la versión de Serrat la califico en el post de "serratiana". Claro, no le pidas a Serrat que cante tangos o pasodobles (que también les ha cantado, incluso compuesto) de manera distinta a Serrat. Les da otro punto. De todas formas, insisto en que el Nano es mi debilidad, y ahí no hay nada que hacer.

jose dijo...

Clar, claro, por eso mismo ataco por ese lado, hombre.

Juan Nadie dijo...

Ah, bueeeno. (Faemino)

carlos perrotti dijo...

Sin ánimo de polemizar, a Serrat le escuché cantar muchos tangos: Malena, Sur, Cambalache, Melodía de Arrabal, Las 34 Puñaladas, Margot, El Último Organito, puf, la lista podría continuar varios renglones más. Y siempre me conmovió. Y lo más importante, siempre se los creí. Porque a veces viene cada chanta y te los canta para agradar poniéndose la camiseta de la selección argentina, además. Pero el Nano es un gomía y siente el tango, razón más que suficiente y que le da derecho a cantarlo, lo que por otra parte hace con toda nobleza y responsabilidad.

Cuenta la leyenda, seguro la conocen pero se las refresco, que una madrugada a comienzos de la década del ’70 el Nano fue al Caño 14, reducto tanguero donde tocaban Aníbal Troilo y un par de músicos de su orquesta por falta de presupuesto, y que al ver al Nano sentado en una de las mesas ocupadas en esa noche poco concurrida, el gordo Troilo lo invitó a acercarse al pequeño escenarito donde juntos hicieron el tango Sur. Con el tiempo, y en porteño, el Nano diría de esa mítica noche: “No sabés la cantidad de gente que me ha dicho en los años siguientes que estuvo ahí esa noche. Si fuera cierto, el encuentro con Troilo hubiera sido en el Monumental, estadio de River Plate, y no en el Caño 14, un sótano donde entraban unas 100 personas, como mucho”.

jose dijo...

Te creo porque lo has vivido.
Yo no puedo discutir eso, pero el tema de hoy en la version de hoy no se la paso ni al Nano.

Juan Nadie dijo...

Estupenda anécdota, no la conocía. Lo que sí sabemos por aquí es que en la Argentina al Nano se le quiere, y se le nota que siente el tango, aunque que quizá no lo cante de forma muy ortodoxa, pero siempre con respeto y cariño.

Gatopardo dijo...

Para cantar tangos....Julio Iglesias.

Gatopardo dijo...

¿O no?

Juan Nadie dijo...

Hey!

Juan Maria Solare dijo...

Los invito a ver y escuchar mi versión de Melodía de arrabal al piano, aquí: Melodía de arrabal en piano

Grabado en el teatro de la universidad de Bremen, Alemania. Piano de cola de la marca Bösendorfer.

Cordialmente
Juan María Solare
pianista

Juan Nadie dijo...

Magnífica versión, Juan María, de alguien que se ve que conoce bien el mundo del tango. Con tu permiso, la tendremos en cuenta para una próxima entrada de la serie.
Mientras tanto, le echaremos un vistazo a tus blogs, que tienen muy buena pinta.

Pasa cuando quieras por esta página. Estás en tu casa.

Un saludo.

Entradas populares