Frases del pueblo

Varios - New Orleans 1918-29 - Where Jazz Was Born

miércoles, 4 de diciembre de 2013

Desmontando patrañas

    Que falta hace en este país, donde o te crucifican o te colocan un pedestal debajo de los pies, dependiendo de tu grado de sumisión a la estulticia ambiente.

  El escritor vasco Jon Juaristi ha presentado estos días su libro "Historia mínima del País Vasco", que el historiador Juan Pablo Fusi ha calificado como un trabajo que tritura convencionalismos, manipulaciones, lugares comunes, y salta tópicos y estupidizaciones. El filósofo Fernando Savater no cree que el raciocinio pueda acabar con los mitos y leyendas, y el historiador Fernando García de Cortázar piensa que si no fuera por la sangre, el nacionalismo solo sería grotesco.
   Por su parte, el autor define su libro como una deconstrucción de todo lo falso que se ha escrito sobre la historia del País Vasco, un espacio geográfico delimitado arbitrariamente. Añade que la densidad histórica del País Vasco es realmente muy escasa, no se han dado acontecimientos importantísimos en el Pais Vasco hasta el siglo XIX, un siglo en el que ya hubo momentos de muchísima tensión y tres guerras civiles... y los últimos cincuenta años, como todos dramáticamente sabemos, han sido una época tremendamente angustiosa. Creo que los hechos históricos relevantes no tienen mucho peso, es una historia mayormente doméstica sin grandes dimensiones y, sobre todo, es una historia pródiga en falsificaciones, en muchísimas falsificaciones. Y el nacionalismo ha llevado esa mitificación al extremo.
    Dice más: El denominador común de la historia de las provincias vascas es que han sido unas provincias privilegiadas, y para justificar esos privilegios ha habido que crear una historia 'ad hoc' donde se ha mentido mucho. Se han creado muchos mitos y leyendas que son más falsas que un duro de plomo... El País Vasco produce muchas falsificaciones, de hecho creo que se podría hacer un estudio sistemático de la falsificación como género histórico. La mitificación continua del pasado es uno de los deportes preferidos de la sociedad vasca.
    En el siglo XVI, los vascos se inventaron a sí mismos, y decían que ellos eran más españoles que el resto, que ellos eran los verdaderos españoles, que ellos sí que tenían auténtica limpieza de sangre. Que los vascos no son españoles es sobre todo una idea de la izquierda republicana.

    Habrá que echarle un vistazo al libro.

20 comentarios:

finchu dijo...

Uno de esos, que decían esas cosas de la pureza de sangre de los vascos y todas esas patrañas, era el abuelo de Aznar, hasta que papelera española se quedó con la publicación debido a las deudas y como papelera era propiedad del Rey se volvió monárquico recalcitrante, hasta que llegó la República y se hizo socialista, hasta que la guerra se veía perdida y se presentó en Zaragoza vestido de falangista, claro que con todo lo que tenía escrito los golpistas no tragaron y se lo llevaron a Burgos para fusilarlo, el padre de Aznar (camisa vieja) le sacó del apuro.
Sobre manipulaciones y falsificaciones históricas trata la última novela de Umberto Eco, "El cementerio de Praga", también recomendable.

finchu dijo...

Sobre las manipulaciones y falsificaciones del demostrado genocida nacionalismo español, habrá que hacer una biblioteca entera.

Gatopardo dijo...

Vale Txetxu...digo Finchu.

Juan Nadie dijo...

¡Joé, que fijación, macho!

Vamos a ver, no he leído el libro, acaba de salir, por lo tanto no puedo opinar sobre él; puedo opinar sobre otras muchas cosas, pero no sobre este libro, aunque "he venido aquí a hablar del libro". Si tengo oportunidad, lo echaré un vistazo, pero algunas cosas que dice Jon Juaristi, como que "en el siglo XVI, (y en el XVII, añado yo) los vascos se inventaron a sí mismos, y decían que ellos eran más españoles que el resto, que ellos eran los verdaderos españoles, que ellos sí que tenían auténtica limpieza de sangre", son absolutamente históricas, son verdad, los vascos entonces se consideraban más españoles que nadie.

Si leo el libro podré comentar alguna cosa más.

jose dijo...

me acabais de quitar las ganas de leer el libro.
ya os vale, joer.

Juan Nadie dijo...

Yo tampoco tengo muchas ganas, no creas. Seguramente no lo leeré. Es que conozco un poco la historia.
Por cierto, ¿alguien quiere saber que Sabino Arana, al final de su vida, dijo que la mayor parte de las cosas que había dicho anteriormente eran patrañas? Lo dejó escrito, no sé por qué la gente no quiere saberlo.

Juan Nadie dijo...

Es más, escribió a su hermano: "Hay que hacerse españolista y trabajar por el programa que se trace con este carácter. A mi modo de ver, la Patria (Euzkadi) nos lo exige. Esto parece un contrasentido, pero si en mí se confía debe creerse. Es un golpe colosal, desconocido en los anales de los partidos. Queda empañada toda mi reputación. Tú, Koldobika (su hermano), me comprenderás..."

Porque sólo vivió 38 años, que si no quién sabe la cantidad de tonterías que se le habrían podido seguir ocurriendo.

marian dijo...

Pues entonces, aunque seamos de sangres mezcladas, también tenemos sangre vasca, qué bien, somos vascos. Ahora me explico lo de mi rh negativo.

Juan Nadie dijo...

Claro.

finchu dijo...

Sobre la sangre de los vascos hay una cosa muy curiosa que a los nacionalistas vascos les molesta, resulta que debido a su particular aislamiento han conservado rastros muy antigüos, curiosamente sus ancestros provienen del norte de África, de procedencia bereber, anterior a la llegada masiva de árabes a partir del siglo VII, la misma que debieron tener los güanches a quien los españoles exterminaron.
Por otra parte hay un profesor y lingüista estudioso de la escritura íbera que ejerció en el País Vasco y logró a partir de las raices de palabras vascas traducir algunos escritos íberos.
Aunque no está reconocido por la mayoría de sus colegas, mi ignorante opinión es que tiene sentido.
Como cántabro supe, que durante las guerras cántabras, los romanos contaron con el inestimable apoyo de los vascones, eso les confirió por parte del imperio unos fueros especiales que sobreviven aún hoy (no olvidemos que para obtener el titulo de derecho, una de sus asignaturas es el derecho romano) y entre esos privilegio pudiera estar el derecho a poder hablar su propia lengua.
Claro que en tonces se trataba de tribus aisladas y que en cada valle habría vocablos particulares y que no podríamos hablar de una lengua íbera que se entendiera desde los pirineos hasta cartago, de hecho dentro del propio País Vasco existen diferentes tipos de Eusquera.
Pero en definitiva ahí estaría la razón de que el vascuence llegara hasta nuestros días, sólo se trataría de una antigua lengua que fuese muy común antes de los romanos y que tras la romanización sobrevivió, por que con el celta no hay problema para su traducción en la actuaidad.
De todos modos tampoco tiene mucho que ver con la realidad actual, uno puede ser español todos los siempres y de pronto decidir que esa nacionalidad no le interesa o no la quiere y según la declaración universal de los derechos humanos está en todo su derecho.
Yo mismo que soy un español de donde nació la reconquista, o sea nacido en un lugar donde los antepasados inventaron esto que hoy llamamos España, tengo días que me dan ganas de instaurar la república independiente de mi casa, como dice el anuncio.

Juan Nadie dijo...

Sí, esa es una tentación que tiene casi todo el mundo cuando deja de pensar.
En cuanto al origen del "euskera" o "euskara" hay tantas teorías como para contentar a todos o no contentar a nadie. Lo más seguro es que quien sabe, pero no parece ser tan antiguo como prentenden algunos. Lo que sí está claro es que no pertenece a la rama indoeuropea, y que quizá tenga parentesco con el antiguo idioma de Aquitania (esto parece demostrado, algunos consideran al aquitano como el antiguo idioma vasco). Otros investigadores dicen que estaría emparentado con el caucásico, algunos más con el bereber del norte de África..., etc. Tras la conquista de España por Roma, el euskera parece que recibió una fuerte influencia de la lengua latina. Yo no lo veo, pero eso dicen los estudiosos, y si ellos lo dicen, qué sabe Nadie...

finchu dijo...

Ah, otra cosa... no sé muy bien como decir esto sin provocar un tsunami.
Amigo gato, yo no sé quien eres y si tenemos la suficiente confianza para depende que vaciles.
Con Charlie es otra cosa, nos conocemos de toda la vida y cuando nos juntamos, nos partimos la caja de risa con las cosas que nos decimos aquí.
No te ofendas, yo tengo la covicción de estar equivocado en muchas cosas, seguro, lo he comprobado a lo largo de mi vida, si tu estas seguro de llevar razón, es posible que estés más equivocado que yo.
Así que, tonterías las justas.

Juan Nadie dijo...

De todas formas, este post no iba en absoluto por este terreno, aunque bien está.

Juan Nadie dijo...

Este último comentario iba justamente después del anterior mío, pero entró primero Finchu.

Gatopardo dijo...

Pensé que si me conocías, de todas formas siento haberte ofendido con una broma inocente.

marian dijo...

Yo creo que son las cosas que no se dicen (aunque las pensemos -hablo en general, eh-) con las que nos partiríamos de risa, aunque posiblemente nos partiríamos la cara, en vez de la caja, si las dijéramos.
Era una broma, Fintxu.

marian dijo...

La colleja no me la des a mí, eh. Dásela a Charlie, que seguro la recibirá muy a gusto por mí:)

Juan Nadie dijo...

Hala!, el saco de las hostias!

marian dijo...

Como Urtain:)

marian dijo...

Muy noble tu respuesta, Gato.

Entradas populares