Frases del pueblo

Chuck Berry - Chuck (2017)

martes, 1 de septiembre de 2015

El arrabal del tango/ 24 - El Choclo

Este no es un tango cualquiera, amigos, este es el metatango: tango que habla del tango.
Su título es objeto de alguna polémica. Para algunos autores es el homenaje a la fonda El Pinchazo, que tenía una enorme olla central de la que los parroquianos se servían, buscando como manjar más apetecible el choclo1. Otros optan por el doble sentido, algo común en los primeros tangos. Irene Villoldo, hermana del compositor, contaba sin embargo lo siguiente: El 'choclo' era en realidad un personaje malevo2 y fioca3 que había sentado sus reales en las inmediaciones de Junín y Lavalle, y a quien se le denominaba así por el color de sus cabellos.
No se sabe a ciencia cierta cuándo compuso Ángel Villoldo (Fray Pimiento) este tango (quizá en 1898), pero se sabe que fue estrenado por José Luis Roncallo, pianista de la Guardia Vieja, en el restaurante El Americano en 1905 (otros dicen que en 1903). Tuvo tres letras. La primera del propio Villoldo, que cayó pronto en el olvido, y que decía: Hay choclos que tienen / las espigas de oro, / que son las que adoro / con tierna pasión. La de Marambio Catán duró un poco más, gracias a la versión de Ángel D'Agostino y su orquesta típica, con la voz de Ángel Vargas (1941); es la que comienza: Vieja milonga que en mis horas de tristeza / traes a mi mente tu recuerdo cariñoso...; dice más adelante: Y me llamaban El Choclo, compañeros, / tallé4 en los entreveros5 seguro y fajador6.
La tercera fue la que escribió Enrique Santos Discépolo en 1947, y es la que traemos aquí.
Ese mismo año la estrenó Libertad Lamarque en la película mexicana de Luis Buñuel Gran Casino. Francisco Canaro y su orquesta típica, con la voz de Alberto Arenas, lo grabó en 1948. De 1952 son otras dos interesantes grabaciones: la de la orquesta de Aníbal Troilo con el cantante Raúl Berón y la de Charlo con su orquesta.
Con el título de Kiss of Fire ('Beso de fuego'), los norteamericanos Lester Alien y Robert Hill hicieron en 1952 una adaptación, popularizada más adelante por el gran Louis Armstrong. La letra no tiene nada que ver con las de Villoldo, Catán o Discépolo. Dice, por ejemplo: Beso tus labios y, al besarlos, centellean, / y una vez más a tus caricias hoy me entrego. / Ante el peligro de tu llama que me invade / he de rendirme a tu fatal beso de fuego ( ... ) / Dame tus labios y tu amor por esta noche / y que mañana sea lo que el diablo quiera. / Y aunque después me condenara y consumiera / quiero ese fuego de tu besar.
Existen cientos de versiones de El Choclo. "Todo el mundo" la ha grabado, incluído Julio Iglesias, aunque sobre este último punto correremos un piadoso velo.
Traemos aquí algunas:


Tita Merello

Orquesta Tipica Victor, 1929 (Versión musical)

Aníbal Troilo - Raúl Berón

Con este tango que es burlón y compadrito,
se ató dos alas la ambición de mi suburbio;
con este tango nació el tango, y como un grito
salió del sórdido barrial buscando el cielo.
Conjuro extraño de un amor hecho cadencia
que abrió caminos sin más ley que su esperanza,
mezcla de rabia, de dolor, de fe, de ausencia
llorando en la inocencia de un ritmo juguetón.

Por tu milagro de notas agoreras
nacieron sin pensarlo las paicas7 y las grelas8;
luna en los charcos, canyengue9 en las caderas,
y un ansia fiera en la manera de querer...

Al evocarte,
tango querido,
siento que tiemblan las baldosas de un bailongo
y oigo el rezongo
de mi pasado...
Hoy, que no tengo
más a mi madre,
siento que llega en punta 'e pie para besarme
cuando tu canto nace al son de un bandoneón.

Carancanfunfa10 se hizo al mar con tu bandera
y en un pernó11 mezcló a París con Puente Alsina;
Triste compadre del gavión12 y de la mina13
y hasta comadre del bacán14 y la pebeta15...
Por vos shusheta16, cana17, reo18 y mishiadura19
se hicieron voces al nacer con tu destino;
misa de faldas, querosén20, tajo y cuchillo
que ardió en los conventillos21 y ardió en mi corazón.

1 Choclo: mazorca tierna de maíz.
2 Malevo: matón y pendenciero.
3 Fioca: Al vesre, cafiolo: proxeneta, rufián.
4 Tallar: tener o arrogarse un poder sobre los demás.
5 Entrevero: pelea, combate.
6 Fajador: peleador, pendenciero.
7 Paica: muchacha.
8 Grela: mujer.
9 Canyengue: baile de gente arrabalera.
10 Carancanfunfa: Compadrito, arrabalero. Aplícase al baile del tango con corte y al bailarín diestro en él.
11 Pernó: licor hecho con esencia de ajenjo (absenta) y otros ingredientes.
12 Gavión: gavilán, picaflor.
13 Mina: mujer.
14 Bacán: hombre que mantiene a una amante, proxeneta, individuo que aparenta una posición socioeconómica elevada que no tiene, chulo, etc.
15 Pebeta: jovencita, adolescente.
16 Shusheta: soplón.
17 Cana: policía.
18 Reo: individuo marginal, vagabundo, despreocupado, sinvergüenza, etc.
19 Mishiadura: pobre, indigente.
20 Querosén: bebida alcohólica fuerte, generalmente de baja calidad.
21 Conventillo: Casa de inquilinos de muchas habitaciones, en la cual, con frecuencia, vivían hacinadas familias enteras y, algunas veces, personas solas o parejas, todos de pobre condición.

Kiss of Fire ('El Choclo') - Louis Armstrong


Nota aclaratoria de Carlos Perrotti:

Una cosa conocida por acá y que tal vez aporte algo interesante sobre la letra del genial Discepolín es la mención que hace de Carancanfunfa, cuyo significado es el que se cita, pero que alude también al característico taconeo de baile de Casimiro Aín, alias El Vasquito Lechero (de eso había trabajado junto a su padre), quien llamaba a su creación “el caracafú" o "taconeo”. 
Casimiro Aín fue un referente de los bailarines argentinos de tango y zapateo folclórico y Discépolo quiso homenajearlo (algo muy suyo, trataba de darle sentido a todo) evocando que había ido a París a enseñar a bailar tango y a hacer presentaciones en las que solía envolverse con la bandera argentina cuando saludaba al público que lo había ido a ver: “Carancanfunfa se hizo al mar con tu bandera / y en un pernó mezcló a París con Puente Alsina…” A Casimiro le gustaba beber lo que a Rimbaud y Verlaine. 

El Choclo y sus letras

5 comentarios:

carlos perrotti dijo...

Impecable entrada, Juan.

Una cosa conocida por acá y que tal vez aporte algo interesante sobre la letra del genial Discepolín es la mención que hace de Carancanfunfa, cuyo significado es el se cita, pero que alude también al característico taconeo de baile de Casimiro Aín, alias El Vasquito Lechero (de eso había trabajado junto a su padre), quien llamaba a su creación “el caracafú o taconeo”.

Casimiro Aín fue un referente de los bailarines argentinos de tango y zapateo folclórico y Discépolo quiso homenajearlo (algo muy suyo, trataba de darle sentido a todo) evocando que había ido a París a enseñar a bailar tango y a hacer presentaciones en las que solía envolverse con la bandera argentina cuando saludaba al público que lo había ido a ver: “Carancanfunfa se hizo al mar con tu bandera / y en un pernó mezcló a París con Puente Alsina…” A Casimiro le gustaba beber lo que a Rimbaud y Verlaine.

Qué grande, Discepolín.

Juan Nadie dijo...

Muchísimas gracias por tu aclaración, ahora se entiende mucho mejor. Con tu permiso la añadiré.
Lo que voy aprendiendo sobre el tango desde que comencé la serie no está en los escritos.

Juan Nadie dijo...

Jugosa biografía la de Casimiro Aín:
http://www.todotango.com/creadores/biografia/174/Casimiro-Ain/

carlos perrotti dijo...

Un personaje cuasi olvidado por aquí. De los tantos que aún no cuentan ni con un documental pero que hicieron la rica historia del tango... De modo que gracias a vos por disparar la cuestión con tu entrada.

http://www.terapiatanguera.com.ar/Grandes%20Tangos/manus_el_choclo.htm

Juan Nadie dijo...

Y tantos otros que habrá por ahí olvidados. Una lástima.

Impagable el enlace con las letras de El Choclo.

Entradas populares