Frases del pueblo

Duke Ellington - The Duke. The Columbia Years (1927-1962) (y 3)

viernes, 25 de abril de 2014

El arrabal del tango/ 18 - Viejo Tortoni

    Hace unas fechas, en un comentario a un post de la serie, Gatopardo nos evocaba el viejo Café Tortoni de Buenos Aires.
    El Tortoni fue inaugurado en 1858 por un tal Monsieur Touan del que poco se sabe, más allá de que era francés y que pretendía hacer una réplica de un café parisino de 1798. Se desconoce si en principio se ubicó en el 200 de Defensa o en la esquina de Rivadavia y Esmeralda, pero en 1880 cambió de dueño y se mudó al lugar que actualmente ocupa, en el 800 de Rivadavia. No existía por entonces la Avenida de Mayo, en la que hoy se encuentra su entrada principal.
    Es larga la lista de celebridades que hicieron del Tortoni un café legendario: artistas, oradores, periodistas, escritores, filósofos, cantantes... En el tango Viejo Tortoni se mencionan algunos: el pintor y escultor Benito Quinquela Martín, los poetas Raúl y Enrique González Tuñón, el compositor Juan de Dios Filiberto, el cantante Carlos Gardel, el poeta Baldomero Fernández Moreno. De Gardel se recuerda una sola actuación, en el homenaje al dramaturgo italiano Luigi Pirandello. A su Bodega acudía Alfonsina Storni, en su piano tocó Arturo Rubinstein y en sus mesas disertó Federico García Lorca.

    De todos los cafés que existieron y existen en la Avenida de Mayo, hay uno que resulta algo así como un sinónimo de la avenida y de todos los cafés de Buenos Aires: el Gran Café Tortoni. Este viejo café es casi una leyenda, una parte insustituible del espíritu de la ciudad. Fue refugio de la bohemia intelectual de los años de oro y aún sigue siendo un reducto acogedor para todas las manifestaciones del espíritu... (Oscar B. Himschoot y Ricardo A. Ostuni: Los cafés de la Avenida de Mayo. Buenos Aires, 1992)

Viejo Tortoni lo compusieron Héctor Negro (letra) y Eladia Blázquez (música) en 1979. En el siguiente vídeo lo canta la propia Eladia con alguna variación en la letra.

Viejo Tortoni (Héctor Negro - Eladia Blázquez) - Eladia Blázquez

Se me hace que el palco llovizna recuerdos;
que allá, en la Avenida, se asoman -tal vez-
bohemios de antaño y que están volviendo
aquellos baluartes del viejo café...
Tortoni de ahora, te habita aquel tiempo...
Historia que vive en tu muda pared...
Y un eco cercano de voces que fueron,
se acoda en las mesas, cordial habitué...

Viejo Tortoni, refugio fiel
de la amistad junto al pocillo de café.
En este sótano de hoy la magia sigue igual
y un duende nos recibe en el umbral...
Viejo Tortoni, en tu color
están Quinquela y el poema de Tuñón...
Y el tango aquel de Filiberto,
como vos, no ha muerto;
vive sin decir adiós...

Se me hace que escucho la voz de Carlitos
desde esta Bodega que vuelve a vivir;
que están Baldomero y aquel infinito
fervor de La Peña llegando hasta aquí...
Tortoni de ahora, tan joven y antiguo,
con algo de templo, de posta y de bar...
Azul recalada, si el fuego es el mismo,
¿quién dijo que acaso no sirve soñar?

14 comentarios:

Gatopardo dijo...

No quisiera morir sin haber pisado Buenos Aires y el viejo Tortoni.

Gatopardo dijo...

Y más después de haber escuchado/descubierto éste tango.

Juan Nadie dijo...

Ni yo. A ver si se nos arregla.

carlos perrotti dijo...

...Y luego de escuchar alguno de los recitales de jazz o de poesía que se dan en la actualidad entre las mesas del Tortoni, nos venimos derechito por la Avenida Rivadavia hasta su intersección con la Avenida La Plata (unas 40 cuadras) a comer un asado en casa.

Un templo el Tortoni. Y Eladia si no diosa al menos sacerdotisa del lugar.


Juan Nadie dijo...

Eso sería fantástico.

No sé qué tienen los cafés antiguos, pero en pocos sitios se está mejor.

jose dijo...

Es la cantidad de historia que ha pasado por ellos, que yo creo que nos invade cuando entramos, aun sin darnos cuenta.

jose dijo...

... la que sabemos más la que imaginamos.

Juan Nadie dijo...

Sí, exacto, la historia del local nos impregna y nos invade. Maravillosos los viejos cafés.

carlos perrotti dijo...

Por todo eso el progreso intenta quitárnoslos.

Aunque por aquí aún quedan bastiones que resisten al progreso que nada tiene que ver con el paso del tiempo.

Juan Nadie dijo...

Sí, en todas partes cuecen habas. En Madrid, ciudad también de magníficos e históricos cafés, quitaron algunos, y otros los reconvirtieron en no se sabe qué. Un sindiós.
Pero todavía quedan.

marian dijo...

A Eladia Blazquez ya la conocía (compuso "El corazón al sur", que canta como nadie Mercedes Sosa) el tango no, el café Tortoni...tampoco, pero si el viaje es a gastos pagados... me apunto.

Juan Nadie dijo...

Ya veremos... Tendremos que pedir una subvención a la Junta de... de algo.

Juan Nadie dijo...

O a algún sindicato, que nos monte unos cursos de tango en Buenos Aires, que además tenemos la Academia Nacional del Tango encima del Café Tortoni, o en el propio café, no sé.

No!, calla, que estos del sindicato se quedan la pasta y tenemos volver a nado.

marian dijo...

Pero qué cosas se te ocurren, eso no puede pasar nunca, es impensable.

Entradas populares