Frases del pueblo

Chuck Berry - Chuck (2017)

martes, 15 de enero de 2013

Celtas/ 1 - Dougie MacLean

Cantautor y multiinstrumentista escocés nacido en 1954, Dougie MacLean fue miembro de los Tannahill Weavers, con quienes grabó en 1976 su primer LP, Are you sleeping, Maggie? En 1981 participó en el disco de Silly Wizard Wild and beautiful. En 1979 grabó para Plant Life los álbumes CRM (con Alex Campbell y Alan Roberts) y Caledonia (con Alan Roberts). De 1980 y 1981 son sus discos Snaigow y On a wing and a prayer. Posteriormente Dougie se independizó, creando su propio sello discográfico, Dunkeld.
En 2011, MacLean fue investido Officer of the Most Excellent Order of the British Empire (OBE).

Gloomy Winter (Trad. / Robert Tannahill / arreglo: Dougie MacLean)
Dougie MacLean: voz, guitarra acústica, fiddle, teclados
Gordon Duncan: tin whistle


GLOOMY WINTER

Gloomy winter's noo awa',
 soft the westlin' breezes blaw
 'Mang the birks o' Stanley Shaw
 the mavis sings fu' cheerio o
 Sweet the crawflowr's early bell,
decks Glennifer's dewy dell
Bloomin' like your bonnie sel',
 my young my artless dearie o

 Comme my lassie let us stray
 o'er Glenkilloch's sunny brae
 blythely spend the gowden day
 'midst joys that never wearie o

 Tow'ring o'er the Newton woods,
 lav'rocks fan the snawy-white clouds
 siller saughs wi' downy buds,
adorn the banks sae briery o
Round the sylvan fairy nooks,
 feath'ry brackens fringe the rocks
 'neath the brae the burnie jouks,
 and ilka thing is cheerio o

 Trees my bud and birds may sing,
flowers may bloom and verdure spring
 But joy tae me they canna bring,
 unless wi' ye my dearie o


EL OSCURO INVIERNO

Ya pasó el oscuro invierno,
soplan suaves las brisas del oeste.
Entre los abedules del bosque de Stanley
canta con regocijo el tordo.
El dulce cáliz temprano del ranúnculo
adorna el valle de Glenifer, cubierto de rocío,
floreciendo como tú, hermosa mía,
joven y cándida niña.

Ven, chica, perdámonos
sobre la soleada ladera de Glenkilloch,
pasemos alegremente el dorado día
entre gozos que nunca cansan.

Elevándose sobre los bosques de Newton,
abanican las alondras las blanquísimas nubes.
Los sauces plateados de vellosos brotes
adornan las orillas cubiertas de zarzas.
En torno a los mágicos rincones del bosque
plumosos helechos bordean las rocas.
Por debajo de la ladera salva obstáculos el río
y es todo muy alegre.

Podrán retoñar los árboles y cantar los pájaros,
nacer las flores y brotar el follaje,
pero eso no me traería la alegría
si no estuviera contigo, cariño mío.

11 comentarios:

Gatopardo dijo...

Empezamos bien, diría que estupendamente, la serie.

Gatopardo dijo...

Por cierto, Silly Wizard (Blackbird entre otras), son extraordinarios.

Xibeliuss Jar dijo...

Los pelos de punta. Hermoso y magnífico.

Juan Nadie dijo...

A ver cómo continúa la serie, hay material para dar y tomar.

Silly Wizard... me quedo con ello.

Yo creo que puede quedar una buena serie, Xibeliuss.

Los otros taberneros igual se animan, quién sabe.

finchu dijo...

Precioso tema, un placer pa mis orejas.

Anderea dijo...

Casi una nana. Casi.

Gracias.

jose dijo...

Bonita música y bella letra.
MacLean es ya un clasico a estas alturas.
Uno de los pioneros en lo que se ha dado en llamar musica celta, en este caso escocesa.
Pero hay muchos otros por ahí que siguen dando caña en este terreno.

Juan Nadie dijo...

Iremos poniendo.

Anderea dijo...

Hace tiempo Amio decía en este mismo blog, a propósito de una canción del Van: "No me canso".

Pues eso: no me canso.

Qué canción tan preciosa.

Buena noche.

Anderea dijo...

Sí, es triste, pero me gusta mucho.

Merce dijo una vez que iba a rayar el blog de Amio de escuchar una y otra vez una canción de los Waterboys (la acabo de volver a oír; es fantástica también: “Fisherman’s blues”). Pues a mí me está pasando lo mismo aquí con ésta.

Me la voy a llevar, Juan. Cuando tenga tiempo. Pronto. Y te agradeceré el haberla conocido.

Sí, es tan , tan bonita.

Anderea dijo...

Me pasa con esta canción lo que con el chocolate, el buen dulce, los cigarrillos rubios, los paisajes maravillosos... Pienso en ella de refilón, lo pienso medio segundo, le doy al play... y luego ya no puedo dejar de escucharla una y otra vez. Por lo menos... ¡cinco veces seguidas!

En el cso del tabaco, me permito sólo tres. De los bombones, mejor no hablamos.

Buen día a los taberneros.

Entradas populares